Yolanda González: ” En el desarrollo emocional, es más apropiado acompañar, ir de la mano de la criatura y no cinco pasos por delante”

Entrevista a Yolanda González para el blog de Volem Créixer

Yolanda González es psicóloga clínica y psicoterapeuta y, muy probablemente, una de las mayores expertas de nuestro país en la Teoría del Apego. Especializada en prevención infantil desde el embarazo y el parto, se dedica, entre otras muchas cosas, a acompañar e inspirar a diferentes grupos de madres y padres que buscan crear con sus hijos un vínculo seguro y amoroso. En muy pocos días vamos a tener ocasión de escucharla en directo en una conferencia organizada por Volem Créixer que versará sobre la envidia, los celos y la mentira. Pero antes nos ha concedido una entrevista en la que queremos abordar su visión general de la crianza desde la Teoría del Apego y aprender un poquito más a “Amar sin miedo a malcriar”.portada libro

– Somos madres y padres con un bebé en nuestros brazos, ¿qué hacer para procurarle una infancia feliz?

Este es un deseo muy natural, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos. Sin embargo, hemos de reconocer que no recibimos formación para ello. En cualquier profesión se requiere preparación. Para ser padres, si queremos evitar la transmisión intergeneracional de modelos educativos y de crianza poco saludables, hemos de encontrar espacios para la reflexión y la formación, sea a nivel grupal o personal.

– ¿En qué consiste la prevención infantil? ¿Cuál es su función?

La función de la prevención infantil es evitar el sufrimiento estéril en la primera infancia.  El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. Por tanto, se trata de evitar los trastornos psicosomáticos, entre otros objetivos. Además, desde la teoría del apego, promovemos el desarrollo saludable en la primera infancia a través del vínculo seguro.

– ¿Se podría decir entonces que el amor incondicional de unos padres es la mejor prevención de trastornos psicosomáticos posteriores?

Lo que previene, en cierta medida, no es el amor abstracto, sino la presencia emocional coherente, el contacto y la empatía con las necesidades emocionales.

– ¿Por qué nos cuesta tanto empatizar? ¿Es que no estamos entrenados en “ponernos en el lugar de los demás” y mucho menos en el lugar de los niños?

La empatía no es tanto cuestión de entrenamiento, como de sentimiento. 

Si de pequeños hemos sentido que nos acompañaban y conectaban con nuestras emociones, es más probable que haya una predisposición a la empatía natural. Si, por el contrario, no tuvimos la mirada, la escucha y la atención necesaria, aunque pongamos voluntad, nos costará mucho más, porque nuestra vivencia infantil no lo favorece. De cualquier forma, siempre es posible cambiar el chip y acercarnos a los pequeños desde una actitud más amorosa. Pero, en primer lugar,  se necesita reconocer con humildad que hay dificultad. Y en segundo lugar, buscar espacios que favorezcan la comprensión de las emociones infantiles y el proceso psicoafectivo del desarrollo en la infancia.006D1ALA001_1

– En muchas ocasiones hemos escuchado en sus declaraciones que prefiere hablar de acompañamiento y no de educación. ¿Cuál es la diferencia?

El concepto de educar puede tener varias connotaciones. Conviene tener presente que hay una tendencia a considerar que los pequeños “no saben” y nosotros, los adultos, debemos enseñarles. Se confunde el aprendizaje intelectual y de normas sociales  con el respeto por los procesos emocionales naturales, que no deben enseñarse, ni corregirse, sino comprenderse y, en todo caso, canalizarse según el caso. Por tanto, en el desarrollo emocional, es más apropiado acompañar, ir de la mano de la criatura y no cinco pasos por delante como es bastante habitual.

– ¿La clave de un buen acompañamiento de nuestros hijos está en el tipo de vínculo que construyamos con ellos?

El tipo de vínculo que formemos dependerá también del modo de acompañar, por supuesto.

– ¿De qué factores depende esa construcción del vínculo?

Son varios los factores que favorecen un vínculo seguro o un vínculo inseguro. Necesitaríamos bastante tiempo para desarrollarlo adecuadamente. Básicamente, la presencia emocional, la empatía, la respuesta sensible e inmediata en función de la edad  y la capacidad para contactar con las necesidades emocionales son aspectos fundamentales para la creación de un vínculo seguro.

– “Apego” es una palabra que está en boca de cada vez más padres que intentan desmarcarse de la crianza autoritaria o conductista, pero ¿sabemos bien en qué consiste la crianza con apego?

 Efectivamente, es un concepto muy utilizado, pero que, en ocasiones, no se conoce suficientemente. Esto lo he observado bastantes veces en conferencias o talleres: hay bastante confusión al respecto, aunque muy buena intención en la voluntad de criar con apego.

– Explíqueme por qué no hablar de límites y sí de autorregulación.

No se trata de no hablar de límites. Profesionalmente, considero que los límites son necesarios, pero hay que saber cuándo, cómo y por qué se plantean. Es otro concepto muy utilizado. Sin embargo, ¿ se valora el momento y la forma de realizarlo? La autorregulación no se opone al concepto de límites. El problema es que se ha abusado de ese término para dar solución a cualquier “conflicto”, que en realidad no representaba problema en sí mismo, sino que es el reflejo de  una falta de comprensión de la dinámica emocional del momento o una dificultad para encontrar la respuesta adecuada por parte del adulto a dicho “problema”. Los límites son necesarios, pero tienen  características precisas en función de la edad de la criatura, el contexto, etc.. Y el “cómo” se plantean también es un tema fundamental, para evitar caer en el autoritarismo por todos conocido.yolanda2

– ¿Cómo desterrar la idea que muchos adultos mantienen de que los niños son tiranos y que prueban y chantajean a los mayores?

Es un tópico muy extendido. Desde esa posición, establecemos kilómetros de distancia entre el adulto y la criatura. Nuevamente, hay mucho desconocimiento en esa afirmación. Claroque un pequeño puede llegar a ser “tirano” en condiciones determinadas, pero no es la característica de la Infancia.Lo que más sobresale en la infancia es la necesidad de ser amados, comprendidos, y lo que más necesitan es complicidad, no mano dura. Podría extenderme mucho sobre el fundamento en el que se basa semejante falsa creencia, pero esencialmente responde a la incomprensión o ignorancia de los procesos evolutivos emocionales en la infancia.

– Tras su dilatada experiencia tratando con padres y niños, ¿quién diría que no entiende a quién?

Cuando aparece el desencuentro, ni los padres entienden al bebé-niño y mucho menos el bebé-niño comprende lo que le pasa, pues tan sólo siente. Y siente profundamente la desarmonía. Y sufre. Los padres sufren  también, pero el que más lo acusa es el pequeño, por su dependencia y vulnerabilidad. Veo tantos casos en la consulta o en los grupos de padres de este tipo de desencuentros, que cuando logramos CAMBIAR LA MIRADA, se disuelve “mágicamente”  el desencuentro…  y aparece lo que todos necesitamos, especialmente para  los peques que dependen totalmente del adulto. ¿Qué emerge? Esto que aparece es el Amor y la armonía. No es magia, aunque lo parece. Lo que ha ocurrido es que  se han disuelto nudos de percepción equivocada en el adulto. No es el pequeño quien debe cambiar. Las criaturas son inmaduras y son nuestro espejo, nos agrade o no. Somos nosotros, los adultos, profesionales, padres y educadores, los que debemos cuestionarnos si realmente los estamos viendo en lo que son y necesitan. Si somos capaces de empatizar y olvidarnos de nuestro rígido objetivo de la obediencia, en muchas ocasiones, poco razonable para su edad.547752_10151400628106738_1149444561_n

– Usted suele lanzar mensajes realistas pero también cargados de optimismo porque cree en la posibilidad del cambio. Dígame que es posible que los padres abandonemos el adultocentrismo y aprendamos a mirar con ojos de niño.

Si no creyera y, sobre todo, comprobara una y mil veces que es posible CAMBIAR, abandonaría mi profesión. Es posible cambiar, mirar con otra mirada y lograr entre todos una sociedad más saludable, amorosa y armónica que la nuestra.

 

María Marieta

Anuncios

3 comentarios en “Yolanda González: ” En el desarrollo emocional, es más apropiado acompañar, ir de la mano de la criatura y no cinco pasos por delante”

  1. MI FRASE PREFERIDA
    CAMBIAR LA MIRADA, se disuelve “mágicamente” el desencuentro… y aparece lo que todos necesitamos, especialmente para los peques que dependen totalmente del adulto.AMOR….

    Debemos de interiorizar esto y vivir en su mundo.

    Gracias Yolanda
    Y como no, gracias Marieta por acércanos esta entrevista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s