Nuestro encuentro de mujeres  con Rosa Zaragoza en Jardín de Mar.

“Canto a las mujeres, que como las lobas bailan y aúllan a la luna. Juntas y salvajes van por las montañas, van en libertad y son hermanas.”

20140914_Aniversario Volem_023
Así empezamos el entrañable encuentro de mujeres Volem Crèixer con Rosa Zaragoza el domingo 14 de septiembre …bailando y cantando al son de esta hermosa canción, de su música y su voz, en medio de la Sierra de Calderona. Concebimos este encuentro como un regalo por nuestro sexto aniversario como asociación… y superó todas nuestras expectativas.Todas fuimos muy sinceras cuando Rosa  nos preguntó qué hacíamos ahí y qué esperábamos del taller….la mayoría respondimos: ¡disfrutar de nosotras ! Y así lo hicimos junto a ella.

20140914_Aniversario Volem_022Los bailes iniciales y las faldas y pañuelos moviéndose al ritmo de sus canciones nos permitieron activar nuestro hemisferio derecho,  irnos de todo, estar sólo allí, liberar nuestros cuerpos de rigideces y flotar . Luego bailamos mirándonos fijamente a los ojos….y muchas pudimos sentir el alma y la luz de nuestras compañeras de baile. ¡ Cuánto nos dijimos sin hablar!

20140914_Aniversario Volem_020Rosa fue capaz de sacar de nosotras  toda la energía y fuerza femenina  que estábamos tan dispuestas a compartir…y  estaba en el aire, por toda la sala, casi se podía tocar con las manos… y… una a una fuimos cantando nuestro nombre, revelando secretos,  poniendo al descubierto partes de nuestra vida que nunca contamos.

Finalizamos el taller aprendiendo a honrar a nuestro linaje femenino, a nuestras antepasadas, recapacitando sobre sus logros y encontrando lo bueno que nos han dejado en herencia. Muchas lloramos. Fue muy revelador. Y una buena forma de empezar a desatar los nudos de nuestro árbol genealógico. Nos fuimos de aquella sala con una misión: recuperar o encontrar una canción que uniera a nuestra familia y que nuestros hijos e hijas recordaran siempre, sabedoras de que, como mujeres y madres tenemos el don de unir y mantener los lazos de amor de nuestros seres queridos. El resto del día lo dedicamos a charlar de nuestras cosas , reírnos, comer bien ( gracias Amin por esa paella) , descansar, nadar, acompañarnos…. Fue nuestro momento.

20140914_Aniversario Volem_027

20140914_Aniversario Volem_012

 

Qué importante es hacernos regalos de estos de vez en cuando, qué importante es que las mujeres nos pongamos en círculo y saquemos toda la vida, la paz, la risa  y el poder que llevamos dentro y lo compartamos con las demás, escuchando, sin juzgar ni aconsejar, porque sale de ahí una energía que nos nutre, que nos hace bien, que cura, que nos conecta con nuestra naturaleza salvaje  y… así …cambiamos el mundo, el de nuestros hijos, siempre a mejor.

Me gustaría ahora rescatar unos párrafos del libro “Mujeres que corren con lobos ” de Clarissa Pinkola Estés que explican mucho de esto:

“Una mujer sana se parece mucho a una loba: robusta, colmada, tan poderosa como la fuerza vital, dadora de vida, consciente de su propio territorio, ingeniosa, leal, en constante movimiento. En cambio, la separación de la naturaleza salvaje provoca que la personalidad de una mujer adelgace, se debilite y adquiera un carácter espectral y fantasmagórico. No estamos hechas para ser unas criaturas enclenques de cabello frágil, incapaces de pegar un salto, de perseguir, dar a luz y crear una vida. Cuando las vidas de las mujeres se quedan estancadas o se llenan de aburrimiento, es hora de que emerja la mujer salvaje; es hora de que la función creadora de la psique inunde el delta. La naturaleza salvaje acarrea consigo los fardos de la curación; lleva todo lo que una mujer necesita para ser y saber. Lleva la medicina para todas las cosas. Lleva relatos y sueños, palabras, cantos, signos y símbolos. Es al mismo tiempo el vehículo y el destino.

Unirse a la naturaleza instintiva no significa deshacerse, cambiarlo todo de derecha a izquierda, del blanco al negro, trasladarse del este al oeste, comportarse como una loca o sin control. No significa perder las relaciones propias de una vida en sociedad o convertirse en un ser menos humano. Significa justo lo contrario, ya que la naturaleza salvaje posee una enorme integridad. Significa establecer un territorio, encontrar la propia manada, estar en el propio cuerpo con certeza y orgullo, cualesquiera que sean los dones y las limitaciones físicas, hablar y actuar en nombre propio, ser consciente y estar en guardia, echar mano de las innatas facultades femeninas de la intuición y la percepción, recuperar los propios ciclos, descubrir qué lugar le corresponde a una, levantarse con dignidad y conservar la mayor conciencia posible.”

Gracias Rosa por este día tan especial y gracias a nosotras, las mujeres de Volem Crèixer, porque sabemos hacernos grandes regalos. ¿ Cuándo repetimos?

20140914_Aniversario Volem_007

Anuncios

Un comentario en “Nuestro encuentro de mujeres  con Rosa Zaragoza en Jardín de Mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s