Celebrando la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016

Hoy, como todos los primeros domingos  de octubre de cada año , se ha celebrado la Fiesta de la Lactancia Materna en los jardines de Viveros, organizada por Sina y  con la colaboración de varias asociaciones, entre ellas Volem Crèixer. Ha sido un día de reencuentros con mamis con las que compartimos en su día taller de lactancia; de recoger nuestro calendario de Amamanta (sí, muchas de nosotras somos socias de ésta y otras asociaciones más…la cuestión es ir sumando entre todas!); con profesionales que nos acompañaron en el embarazo, parto, post parto…;  con mujeres conscientes, activas, vivas! e implicadas en colaborar en que la maternidad y la crianza sean etapas de aprendizaje y de apoyo mutuo.

collage-2016-10-02

La Fiesta de la Lactancia Materna de Viveros marca el inicio de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que en España se celebra en octubre en lugar de en agosto  bajo el lema: “Lactancia Materna: clave para el desarrollo sostenible” La SMLM 2016 se centra en la relación de la lactancia materna con la sostenibilidad y más importante aún, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La alimentación con leche materna y la buena nutrición en la infancia son aspectos cruciales para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) y, en particular, los que se refieren a la supervivencia infantil, como reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años, erradicar la pobreza extrema y el hambre.

logo-smlm-2016_es

Hay 17 objetivos que se aplican a todos los países por igual e incluyen algunos muy concretos que están relacionados con la lactancia materna:

  • El fin de la pobreza
  • Acabar con el hambre y mejorar la desnutrición y la sobre nutrición;
  • Garantizar una vida sana y la promoción del bienestar;
  • Garantizar el consumo sostenible.

Así pues, como dicen nuestras compañeras de Sina, la lactancia materna se torna en un componente clave del desarrollo sostenible ya que “vincula la lactancia materna con la nutrición y la seguridad alimentaria, así como la salud con el desarrollo y la supervivencia, logrando una productividad económica y un potencial educativo completo ya que la lactancia materna es una práctica ambientalmente sostenible de alimentación en comparación con otras alternativas”

collage-2016-10-02-1

También os queremos hablar de una pequeña ONG  que está haciendo una labor importantísima en los campos de  refugiados actualmente. Nurture Project International  está centrada en garantizar una protección especial a las mujeres más vulnerables y los niños – víctimas de la guerra, los desastres, la pobreza extrema, todas las formas de violencia y explotación, y las personas con discapacidad. Protege los derechos de las mujeres y los niños que están experimentando los desastres y crisis y responde a satisfacer sus necesidades nutricionales básicas.

Si quieres saber más de  la labor tan importante que hacen y/o hacer un donativo, puedes mirar estos enlaces: En su web, su página en Facebook  o leer la experiencia de Ibone Olza colaborando con ellas.

 

Carolina, mamá de Daniela y Vega

 

 

 

Anuncios

TALLER DE COCINA SANA

Hace unos cuantos sábados nos reunimos unas cuantas mamás de  Volem Créixer para realizar un taller de cocina sana, equilibrada y natural.

IMG-20131109-WA001

Todas íbamos dispuestas a aprender a cocinar nuevas recetas sanas  y sabrosas, pero antes de esto, nuestra maestra cocinera, Rakel Delicado nos hizo una pequeña charla introductoria. En ella reflexionamos sobre cómo nos alimentamos, los distintos grupos de nutrientes y su proporción y conocimos por encima los distintos movimientos en torno a la alimentación: veganismo, raw food, macrobiótica, crudiveganismo, higienismo, etc…

Rakel incidió en la alimentación consciente como manera de equilibrar nuestra alimentación. Nos describió y trajo muestras de una selección de alimentos que no deben faltar en nuestra cocina: cereales energéticos, proteínas saludables, vitaminas esenciales y minerales. Nos animó a introducir los primeros cambios creando una nueva despensa con alimentos saludables, de  selección natural y utilizando las técnicas  de cocción y cocina adecuadas.

ggrytry

Una vez instruidas nos pusimos manos a la obra y elaboramos un rico consomé depurativo que nos sirvió para hacer sopa de miso, sopa udón y sopa de quinoa con alga dulse. Tras ello hicimos un rico hummus de garbanzos que voló entre tostas y panes, un kimpira de verduras; ensaladas de germinados y con wakame macerada y para concluir gelatina de frutas y mouse de café de cereales.

IMG-20131109-WA002

Las horas pasaron volando y acabamos la jornada haciendo una degustación de la mayoría de los platos con nuestras familias en el parque de Ribarroja. Repetiremos, ¡seguro!

Para saber más:

  • El Misterio De Los Centenarios Reportaje de Documentos TV sobre cómo la alimentación y la genética son factores determinantes para conseguir una larga y buena vida.

“Nos disfrazan alimentos insanos hasta el punto de que los confundimos con comida saludable”. Entrevista a Julio Basulto.

Foto Julio Basulto, tamaño carnet

Julio Basulto es diplomado en nutrición humana y dietética por la Universidad de Barcelona. Ha trabajado como editor en la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, órgano de difusión científica de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) y es miembro de diferentes grupos, paneles, sociedades o comités de expertos. Coautor junto a M.ª José Mateo, de No más dieta y Secretos de la gente sana  y autor en solitario Se me hace bola.  Es, además, padre de tres hijas.
Leer a Julio Basulto es además de muy entretenido, muy útil si quieres saber un poco más de  cómo va esto de alimentar a tus hijos de forma más saludable. “Se me hace Bola” va camino de convertirse ya en un clásico, como aquel “Mi niño no me come” de Carlos González o “Dormir sin Lágrimas” de Rosa Jové…de hecho, actualmente, va el primero en la lista de libros más leídos de su categoría en la Fnac…no nos extraña.

Con un lenguaje muy claro y directo, sin pelos en la lengua y con reseñas a numerosos estudios, artículos de revistas médicas y científicas especializadas, recomendaciones de la  OMS y de las Autoridades Sanitarias Nacionales, Europeas e Internacionales….Julio nos demuestra que es posible proporcionar a nuestros hijos una alimentación sana si eliminamos lo superfluo y  escuchamos a nuestros pequeños. No solo eso, con más de 1300 fans en facebook y con su cuenta de twitter echando humo con unos 1700 seguidores, Julio no para de aportar casi a diario información valiosísima sobre esto de “comer bien”. Es un lujazo seguirle.

En Volem Crèixer estamos muy concienciados con la alimentación que queremos proporcionar a nuestros pequeños y hemos querido que Julio nos cuente en primera persona lo que sabe sobre todo esto ( y sabe mucho) y llenarle la charla con las miles de preguntas que, inevitablemente, tenemos como mamás y papás a la hora de poner el plato en la mesa. Será el próximo domingo 24 de noviembre en el Teatret de Alfara del Patriarca…y estáis todos invitados. Tenéis toda la información al respecto aquí

Antes de la charla, no hemos podido evitar hacerle ya las primeras preguntas, aquí os las dejamos, y, para todas las demás, nos vemos el día 24.

 – Hola Julio, muchas gracias por atendernos. Eres encantador, no sé si te lo han dicho alguna vez, creemos que sí.

Gracias a vosotras. Lo de encantador…pues me lo dice a menudo alguien, mi mujer, que es mucho más encantadora que yo, pero muchísimas gracias de todas maneras. A mí también me parecéis vosotras encantadoras, así que genial: ¡todos encantados!

 – La primera pregunta es inevitable y casi obvia….¿ Por qué a la mayoría de nuestros niños se les hace “bola ” la comida?¿ No es muy raro que sea prácticamente a todos?

Buena pregunta. Sí, la verdad es que es raro, porque lo normal debería ser que disfrutaran comiendo, igual que disfrutan jugando. En realidad sometemos constantemente a los niños a presiones injustificadas. El proceso de aprendizaje, por ejemplo, que debería ser una satisfacción, se convierte para muchos niños en una tortura diaria. Supongo que por eso triunfó tanto (merecidamente) el vídeo “La educación prohibida”  que ahora mismo ya lleva 8,5 millones de reproducciones.

se_me_hace_bola_julio_basulto_2013

– Te declaras admirador del pediatra  Carlos González ( que escribe el prólogo de tu libro) y del pediatra Luis Ruiz ( que escribe el Epílogo)….en tu Twitter llegas a decir ” Que hable Carlos y calle el hombre..”…los tres defendéis a ultranza que nunca, nunca, nunca hay que obligar a comer a un niño….y las mamás nos resistimos…¿ Pero de verdad que nunca? ¿Ni cuando no ha comido nada en todo el día? ¿ Pero no les duele la cabeza o se sienten desfallecidos si no comen en todo el día, como nos pasa a muchos adultos ? ¿ No les dará un bajón de tensión si sólo comen medio bocata de jamón y una pera ?

Sí, soy fan declarado de Carlos, de Luis y también de Rosa Jové. Son tres genios. En cuanto a tu pregunta, pues ante un niño que no ha comido en todo el día lo único que hay que hacer es preocuparse en saber por qué no ha comido. Si es a causa de una enfermedad lo que hay que hacer es tratar la enfermedad, no obligarle a comer, algo que solo generará resistencias o aversiones.  Si es a causa de una excesiva presión de los padres, hay que disminuir esa presión. No debemos olvidar, por último, que el apetito de los niños se diferencia del apetito de los adultos en que el de los menores es más errático e impredecible, hay etapas en las que comen mucho y otras (en las que no tienen que crecer tanto, algo que solo su cuerpo sabe) en que comen menos.

 – Si en la lactancia y en la crianza lo que casi siempre funciona de verdad es que mamá y papá sigan su instinto ¿cómo luchamos contra nuestro instinto de darle a nuestros peques una cucharadita más? ..¡yo creo que esto es genético!

No sé si es verdad que la costumbre de obligar al niño a comer por encima de su apetito es instintiva. Pero sí sé que el instinto de supervivencia de un bebé (salvo en raras excepciones, que no pasarán por alto a ninguna madre) le señala cuántas calorías tiene que tomar cada día, y cuántos litros de oxígeno debe respirar cada día. Y también sabemos que dar al niño más calorías de las que necesita puede traducirse (entre otros trastornos) en obesidad, que será muy difícil de revertir en la edad adulta.

 – Vale, comprendemos que un niño en un país desarrollado es difícil que se muera de hambre, pero también puede estar siendo “mal alimentado”…porque digo yo…si mi hijo no come verduras ( por eso de la neofobia), ni carne ( y además hay que reducir su consumo), ni le gusta el pescado ( y además es que tiene mercurio…) y admite solo algo de fruta… y tengo que eliminar los alimentos con calorías vacías….entonces ¿Qué le doy a mi hijo para comer?

Hay infinidad de verduras e infinidad de maneras de prepararlas. Lo mismo con las deliciosas frutas, con las legumbres y con el resto de grupos de alimentos. En cuanto al pescado, su contenido en mercurio solo es preocupante en el atún, el pez espada y el tiburón. Sea como fuere, la cuestión es que nuestros niños están sobrenutridos, no desnutridos, como tú misma has dicho. La clave es no tener alimentos insanos en casa, predicar con el ejemplo, ofrecerle una oferta variada y apetitosa de comida sana, e intentar evitar que nuestro niño aborrezca alimentos por culpa de una insistencia desmedida. Un niño que ha comido una bolsa de ganchitos, que tiene un montón de calorías, no tendrá hambre y no comerá comida. Algo más habitual de lo que te imaginas.

– Para algunos papás y mamás es un auténtico quebradero de cabeza que su hijo solo quiera comer arroz, macarrones, tortilla y ya….días tras día…

¿Comen arroz, macarrones y tortilla?…ojalá los niños españoles comieran eso. Porque como digo, toman ingentes cantidades de alimentos superfluos. Y por eso, además de una presión injustificada a la hora de la comida, no comen bien. De todas maneras, ante un niño que de verdad (aunque me cuesta de creer) solo y exclusivamente comiera esos tres alimentos, lo que habría que hacer es servirle raciones más pequeñas de dichos alimentos (no como castigo, sino porque “no hay más, cariño”), y poner a su alcance otros grupos de alimentos saludables.

 – Sigo con el tema de los alimentos con calorías vacías…de lo que más me ha gustado de tu libro es tu “Lista  Basulto” de este tipo de alimentos que encuentras en tu visita al supermercado. Es una lista abrumadora. ¿ Cómo podemos defendernos de esto? ¿ Portazo al súper?

Pues siendo conscientes de ello. Lo peor es que mucha gente cree que los alimentos de dicha lista (pregunta y verás) son comida sana. Me conformaría con que la población se concienciara de que nos disfrazan alimentos insanos hasta el punto de que los confundimos con comida saludable.

– Pero…Julio, perdona que insista , es que el “cacao soluble de toda la vida” nos lo recomiendan por la tele hasta las mamás de los mejores deportistas de élite de este país como el mejor de los alimentos…

 Sí, lo sé. Lo ideal es que se prohibiera esa clase de anuncios, tal y como detallé en estos dos textos sobre la publicidad de alimentos y obesidad infantil y el impacto del marketing de alimentos insanos en la salud infantil. Deberíamos recordar que cuando un alimento necesita anunciarse en la tele para que pensemos que es sano, mala señal.

men-obesidadG

– ¿Es tan malo el azúcar?

Lo malo es abusar del azúcar…algo que es la norma y no la excepción. Y no abusamos tanto del azúcar que tenemos en el azucarero, sino más bien del que anda escondido en la gran parte de los alimentos de esa lista que has comentado antes. Mi próximo libro (“Comer y correr”), que estoy acabando de escribir, junto al Dr. Juanjo Cáceres (@juanjocaceresn), incluye uno de los últimos análisis sobre el azúcar, que publicó en enero de 2012 (revista British Medical Journal) el Grupo Consultivo de Expertos de la OMS dedicado a la dieta y la salud. Dicho análisis concluyó que “la ingesta de azúcares o de bebidas azucaradas es un determinante del peso corporal”. Una revisión sistemática de la literatura científica publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition (octubre de 2013) observó que: “El consumo de bebidas azucaradas promueve la ganancia de peso en niños y adultos” . Cuidado, porque cuando escriben “bebidas azucaradas” no se refieren solo a los típicos refrescos de cola, de naranja o de limón, también hacen referencia a las bebidas deportivas.

– Reproduces una frase que pronunció Stephen Hawking cuando le concedieron el Príncipe de Asturias: ” En una sociedad democrática , los ciudadanos necesitan tener unos conocimientos básicos de las cuestiones científicas , de modo que pueden tomar decisiones informadas y no depender únicamente de los expertos” Desde hace tiempo pienso que una mamá tiene que ser un poco ginecóloga, matrona y asesora de lactancia si quiere establecer de manera exitosa la lactancia materna de su hijo tras el parto, un poco  pediatra para decir NO a los suplementos , no agobiarse con el peso del bebé y no atender a los consejos erróneos sobre la introducción de la alimentación complementaria y un poco nutricionista para conseguir una alimentación que de verdad sea equilibrada para sus hijos….¿no es demasiado?

Efectivamente, es demasiado. En realidad el objetivo fundamental de mis libros es formar a los profesionales sanitarios. El lenguaje es accesible a todo el mundo, como sabes (o eso intento) pero te aseguro que los escribo pensando en dar herramientas sólidas a quienes luego van a tener nuestra salud en sus manos.

– Por cierto, ya que hemos sacado el tema. Tu defensa de la lactancia materna en el libro es directa, clara, contundente, sin tapujos, das en el clavo. ¿ Por qué una persona puede ser pediatra en este país sin conocer nada sobre lactancia materna?

 Es deprimente. Tan absurdo como un profesor que se vanagloria de que no le gustan los niños (y los hay). El propio Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría reconoce que “la formación de los profesionales sanitarios es inadecuada e incompleta”, como puedes comprobar aquí. No sé la solución, desde luego, es un tema complejo, pero sí sé que deberían tomarse medidas serias para prohibir la publicidad (directa o encubierta) de fórmulas infantiles. Sería un paso importante.

– ¿Qué piensas de la macrobiótica para niños? ¿es segura?

Hay diversos grados en la macrobiótica y dependiendo del grado será más o menos segura, como expliqué en mi libro “No más dieta”. La base de la macrobiótica, en cualquier caso, no tiene sentido alguno. La división de alimentos en yin y yang es arbitraria y un sinsentido se mire como se mire. El principal fallo de la macrobiótica moderna (que huye de los antiguos postulados que consideraban lo ideal una dieta a base de arroz integral y nada más –algo que mató a mucha gente-) es la promoción injustificada del consumo de algas, algo peligroso para nuestra glándula tiroides (más todavía para la de los niños), como puedes comprobar en este texto que redacté hace poco junto al periodista Antonio Ortí.

– Hay una frase de tu libro que me encanta: ” No escribo para caerte bien, sino para mejorar la salud pública”…¿ A quién le puedes caer mal ( como nutricionista digo, claro) escribiendo este fantástico libro?

Muchas gracias por lo de “fantástico”. En cuanto a quién puedo caerle mal, pues a muchísima gente. Repasemos esta entrevista y verás: a los macrobióticos, a los naturistas que creen que las algas son sanadoras, a los vendedores de leches artificiales, a los pediatras que piensan que las madres que dan el pecho más allá de un año son unas extremistas, a los publicistas que nos quieren convencer que las bebidas azucaradas nos acercan a la felicidad…etcétera y más etcétera. Pero si llegamos al principio de la entrevista verás que os caigo bien a vosotras (por eso me habéis invitado, cosa que agradezco enormemente) y a mi mujer. También a mis niñas y a unos cuantos amigos. Además, trabajo en lo que me gusta e intento mejorar la salud de la población. ¿Qué más se puede pedir?

– Bueno Julio, seguiría preguntándote sin límites, pero lo dejamos aquí. Seguimos hablando el 24 de noviembre . Será todo un placer escucharte.

El placer ha sido mío. Gracias de nuevo por todo y un abrazo.

GEDSC DIGITAL CAMERA

Entrevista realizada por Lorena Moncholi, socia de Volem Créixer.

Salsas sanas y ricas para platos de pasta

Para contribuir a cambiar poco a poco la manera de alimentarnos, nuestra socia, María Villareal, comparte hoy unas  recetas de salsas para para platos de pasta sin carne ni leche y con ingredientes sencillos y que podemos tener fácilmente en casa.

Tomad nota…

SALSA DE ZANAHORIA

  • 3 o 4 zanahorias1 puerro
  • 1 Rama de apio
  •  Albahaca u orégano, pimienta negra, sal, cúrcuma

12597408-zanahoria-el-perejil-y-los-puerros--productos-para-la-sopa-de-pollo

Las especias podéis cambiarlas según el gusto de cada una, ésta salsa para pasta, aunque queda un poco como un puré ligero y la primera vez que la hice la saque a la mesa con dudas y a Jorge le encantó…

Se pican los ingredientes pequeños, sobre todo el apio que luego al triturarlo se quedan hilos. Se sofríe todo con aceite de oliva unos 8 – 10 minutos a fuego no muy fuerte, luego se le añade como un vaso de agua y se baja un poco el fuego y se tapa. Unos 10 minutos después lo apagamos y ponemos la mezcla en el vaso de la batidora, si es posible le pedimos a nuestro hijo que nos ayude a condimentar la salsa y que la triture. Tienen un don innato para esas dos cosas. Si os ha quedado muy espesa le podéis añadir un poco de agua.

Luego se mezcla con la pasta…. y a comer!!

SALSA (falsa) DE BECHAMEL DE COLIFLOR

Ésta os va a sorprender cuando la probéis, porque esta súper buena!! ( si os gusta la coliflor claro) aunque no tiene ese sabor fuerte de la coliflor hervida, de hecho casi no se nota, probadla que de verdad que esta buenísima y a la pasta le va muy bien.

Está sacada del libro de Montse Bradford “ La alimentación de nuestros hijos” es un libro de cocina energética, aunque es macrobiótico y a mi la verdad no me convence mucho, lo compre con esperanzas de encontrar muy buenas recetas y algo de chasco me llevé, no digo que no sean buenas, pero usa muchísimo el tofu, el miso, la umeboshi, kuzu… ingredientes que muchos de ellos aun no he comprado porque unos son carísimos y otros no me convencen (nosotros tofu no tomamos, por ejemplo), pero algunas se salvan como ésta. fdsdf

Os la transcribo tal cual:

  • 2 cebollas
  •  ½ coliflor pequeña
  • Aceite de oliva, sal marina
  • Nuez moscada
  • 1 cucharada sopera de miso blanco ( yo no le pongo y no pasa nada)
  • Leche de arroz o avena según consistencia ( yo no le añado nada)
  • Almendra en polvo para gratinar

Saltear las cebollas con aceite y una pizca de sal marina, durante 10 -12 minutos.  Añadir la coliflor, agua que cubra la mitad del volumen de las verduras, otra pizca de sal marina y nuez moscada al gusto.

Tapar y cocer a fuego medio-bajo durante 15-20 minutos. Hacer puré si hiciera falta ( si que hace falta) añadiendo leche de avena o de arroz para equilibrar su consistencia y una pizca de miso blanco para rectificar su sabor (yo no le hecho ni lo uno ni lo otro)

Aquí le pediremos a nuestro hijo que nos ayude pero sólo en los casos de niños que no aborrezcan la coliflor.

Añado yo, gratinar con almendra molida, que parece raro pero más raro es la bechamel en sí, y tiene su puntito.

Tengo pendiente probarla sobre unas patatitas al horno….mmm

SALSA DE TOMATE Y PIMENTÓN DE LA VERA

Esta es una receta “del meu home” que con dos tonterías que le añades queda una salsa buenísima. Para los que no lo conozcáis, os recomiendo mucho éste pimentón. Está que te mueres, lo añades a unas lentejas sin nada de carne y parece que lleven chorizo. Es un descubrimiento.pimenton-de-la-vera-dop

  • Tomate triturado ( ecológico y en tarro de cristal a ser posible)
  • ½ calabacín
  • 1 zanahoria
  • ½ pimiento rojo no muy grande
  • Sal marina, azúcar panela
  • Pimentón de la vera

A ésta receta le podéis añadir también un poco de puerro o cebolla, así como orégano o albahaca, al gusto de cada una. Se sofríen las verduras unos minutos, se añade una cucharadita o media de pimentón se le da un par de vueltas y se añade el tomate, rectificamos acidez con azúcar y le añadimos sal, tapamos y dejamos freir unos 10-15 minutos. Se tritura todo.

Yo soy muy de hacer las cosas a ojo, por eso excepto en la de Montse os he puesto unas cantidades que podéis variar como queráis, y añadirle vuestra verdura favorita. Yo soy la primera que excepto en repostería destrozo las recetas y hago lo que me da la gana, pero creo yo que ahí está el gusto de cocinar, no creéis?

Ya me contareis si las habéis probado y que os han parecido.

María Villareal

Para saber más:

El cambio

María Villareal, una de nuestras socias, ha querido compartir en el blog el origen del cambio en la manera de alimentar a su hijo y a toda su familia. Una mirada atenta y con conciencia a los síntomas que presentaba su hijo, le llevó a iniciar un nuevo camino y estar abierta a mensajes portadores de salud y bienestar. Como ella dice “un hijo no te cambia la vida, un hijo te cambia  a ti totalmente…” La presencia de ellos en nuestras vidas nos invita a mirarnos en nuestras profundidades, a traspasar fronteras y caminar sendas inexploradas hasta entonces. Aunque provengamos  de una cultura y de familias con unos hábitos alimenticios muy asentados (y poco saludables) siempre es un buen momento para iniciar un cambio e ir abandonando poco a poco viejas y oxidadas rutinas. No tenemos más que escuchar a nuestro cuerpo.  Con este post iniciamos un nuevo bloque dedicado a la alimentación, conscientes de la importancia en nuestras vidas y la de nuestros hijos de llevar una alimentación sana y equilibrada. Compartiremos experiencias concretas así como recetas que nos puedan servir como guía a la hora de cocinar. ¡¡Salud!!

Supongo que coincidiré con vosotras en que un hijo no te cambia la vida, un hijo te cambia a ti totalmente, encuentra tu esencia por muy escondida que esté y la lleva a la superficie si o si y pese a quien pese. El cambio que os voy a contar sobre todo es el cambio en nuestra alimentación, pero me doy cuenta de que éste cambio no hubiera sido posible o directamente no se hubiera dado el caso sin los cambios anteriores. Cambios que todas o casi todas hemos sentido, cambios en la manera de pensar, en la manera de sentir y en la manera de vivir.

Desde que Jorge era bebé esporádicamente presentaba pequeñas dermatitis atópicas, era algo que no nos preocupaba demasiado, la pediatra nos daba una pomada, se la aplicábamos y mejoraba, a veces le aparecían en el cuello como una rozadura, en el pecho, en los brazos pero empezaron como digo siendo leves.El caso es que poco a poco las dermatitis iban creciendo más y más, pasaban de una pequeña rojez a una irritación rosada y brillante, en las piernas la piel se le puso muy áspera como si tuviera la piel de gallina y aunque le pusiera crema hidratante no mejoraba.P1000277

Cambié de detergente, de gel, de cremas, desde hace años que gasto cosmética natural y con Jorge por supuesto también,  pero no encontraba nada que lo mejorara de verdad. Revisamos nuestra alimentación por si detectábamos algún alimento o sustancia que pudiera provocarle alergia y desde luego con la poca información con la que contábamos en aquel momento, no encontramos nada raro.Hasta que a los dos años y medio aproximadamente tuvo un brote de dermatitis bestial, se le localizó en la parte trasera de las rodillas y de verdad que dolía mirarlo…las heridas le supuraban y se le formaban costras que se le enganchaban con la ropa, las noches eran… imaginaros… eso sí era vivir cada minuto intensamente…

Entonces una hermosa mañana de sábado, decidimos ir a pasar el día a una jornada de puertas abiertas de una escuela Waldorf donde coincidimos con Rochelle y su familia, y decidimos asistir a una charla sobre alimentación infantil y somática ( no recuerdo el titulo exacto pero era algo parecido) impartida por Carlos Lacomba. Yo creo que nunca jamás una charla ha captado tanto mi atención, suelo abstraerme fácilmente cuando algo no me interesa demasiado. Pero ésta charla estaba indirectamente hablando de mí, de mi entorno y de mi hijo Jorge. Carlos explicaba como lo que pensamos, lo que sentimos y lo que ingerimos afecta directamente a nuestra salud. Me dí cuenta que ya en el embarazo viví más de un momento de estrés, operaron a mi hermano pequeño y falleció la abuela de mi marido, la queríamos muchísimo. Cuando nació Jorge fue una alegría grandísima, nunca en la vida había sentido tanto amor. Pero mis estructuras familiares empezaron a derrumbarse poco a poco, me encontré con una familia por mi parte totalmente ausente y ajena a mis dudas y desvelos, mi madre con una depresión profunda desde hace varios años, mis hermanas en su mundo y mi pediatra regalándome muestras de leche de fórmula convencida de que Jorge iba a deshidratarse de un momento a otro.64989_10151204278756884_29838340_n

Me cambié de pediatra y conseguí alimentar a mi hijo por mí misma, pero a mi familia no la pude cambiar… qué le vamos a hacer. Por parte de la familia de mi marido el panorama es aun peor… así que….sentíamos: dolor, enfado, rabia, miedo, tristeza…Todo lo que dijo Carlos en la charla me hizo darle muchísimas vueltas a la cabeza, y pensando pensando las cosas empezaron a encajar. El momento del brote salvaje coincidía con dos cosas:

–  Una bronca monumental en casa de los suegros

–  Una sobredosis de trigo.

Entonces decidimos pedir cita con él por probar, no os creáis que las tenía todas conmigo, sinceramente pensaba que probablemente no podría hacer nada, pero decidimos probar. La consulta fue larguísima, me hizo muchas preguntas y yo que tenía ganas de hablar le respondí de sobra y con detalles a cada una de ellas, creo que estuvimos unas dos horas y media, Carlos tuvo muchísima paciencia conmigo, madre indignada de la vida, y ya me dio varias pautas de alimentación que empecé a seguir al día siguiente. A los dos días o antes, me envió por mail unas pautas más concretas referentes a nuestra alimentación y a nuestra manera de enfocar la vida también, el cambio era para toda la familia.IMAG0401

A grandes rasgos nos aconsejó sustituir la sal refinada por sal marina, el azúcar blanco por azúcar panela o rapadura ( el verdaderamente integral no el moreno que venden), tomar alimentos integrales y nada de refinados, reducir o eliminar el consumo de leche de vaca, y limitar el consumo de carne, huevos y pescado a dos días por semana ( a elegir uno de ellos). Me acuerdo cuando leí esto último… me pareció poco, pero bueno, pensé que tampoco comíamos tanta carne, pescado o huevos….

Pero me equivoqué, con un niño de dos años y medio que viviría entre longanizas, jamón serrano y huevos fritos haciendo el ángel como cuando vas a la nieve…. No era tan fácil, me sorprendió la cantidad de veces al día que comemos carne, pescado o huevos. Y aunque Carlos me facilitó un menú semanal, el problema era ¿Cómo lo preparo para que Jorge coma? Estamos tan acostumbrados a la pasta con queso, con atún, bacon, a usar nata para cocinar… y es tan rápido un filete a la plancha con patatas fritas.P1020102

Así que tuve que buscarme la vida para ceñirme a ésta nueva manera de comer, y aunque al principio costó y Jorge comía básicamente fruta y pan de espelta, poco a poco fue probando cosas nuevas y cada día vamos descubriendo nuevos ingredientes o nuevas formas de preparar alimentos. A los 8 o 10 días Jorge ya no tenía las dermatitis en la piel, y eso que debo confesar que no hemos sido nada estrictos, es decir, si íbamos a casa de la abuela y ésta ( pese a haberle repetido varias veces y en varios idiomas que no le ofreciera galletas, rosquilletas o pan convencional a Jorge) le ofrecía una galletita, sí a él le apetecía se la ha comido.

Con ésta manera de alimentarnos con mucha más verdura, fruta y cereales integrales, y aprendiendo a tomarnos las cosas de otra manera, también nosotros hemos notado cambios en nuestro cuerpo, poco a poco la piel me va mejorando, después de comer me siento ligera, no tengo digestiones pesadas, perdí algo de peso, y tengo mucha más energía. Son una serie de cosas que no notas inmediatamente, de repente un día te acuerdas de que antes tenías ardor de estómago de vez en cuando y caes en la cuenta de que hace meses que no lo tienes. No sé el tiempo que hace que no piso una farmacia. Y lo más raro, es que hay alimentos que antes consumía casi a diario y que ahora sencillamente no me apetecen, no me apetece la leche, no me apetece una hamburguesa, no me apetece embutido, no me apetece fiambre… no me apetece. No me he hecho vegetariana, de hecho seguimos comiendo carne y pescado pero a veces ni siquiera cumplimos esos dos días por semana, otras veces son tres si quedamos con amigos o familia, pero ya no nos apetece tanto…post4_alimentació

Me he hecho adicta a los documentales y charlas sobre alimentación y es una suerte poder tener a mano tanta información valiosa, pienso que hay que aprovecharla y no caer en eso de “si supiéramos todo lo que le echan a la comida no comeríamos nada…” yo me imagino a un yonky diciendo eso mismo “ si supiéramos lo que lleva la droga no nos meteríamos nada…” no es que sea un ejemplo exagerado, es que ahora me parecen igual de absurdas las dos afirmaciones, y más en este mundo que vivimos.

Ah! Que no se me olvide, lo mejor de todo es que además de todo lo anterior, es mucho más barato comer así. Es cierto que al principio puede que tengas que hacer una pequeña inversión en ciertos ingredientes que antes no utilizabas y que a priori pueden parecer algo caros, pero se amortizan muchísimo, ya veréis como lo notáis. Así que por nuestra experiencia, animo a todo el mundo a que empiece poco a poco a realizar algunos cambios y comparto con vosotras todas las recetas que he ido recopilando y experimentos varios y me encantaría que compartieras las vuestras para aprender también de vosotras. Vale la pena.

María V.